¿Qué es y cómo calcular el valor venal de un coche? Todas las respuestas

En muchas ocasiones nos encontramos con la expresión “valor venal de un coche” y no tenemos muy claro a qué se refiere exactamente.

El valor venal en los vehículos hace referencia al importe que un propietario podría recibir por su coche teniendo en cuenta su antigüedad y el estado en el que se encuentra.

Hasta ahí lo tenemos bastante claro si nos movemos en la compra-venta de coches de segunda mano, pero, ¿qué significado tiene cuando lo vemos en las pólizas de seguro de las aseguradoras?

En este caso, el valor venal del coche es el importe que tendrías derecho a percibir inmediatamente antes de sufrir un siniestro. En este sentido tenemos que diferenciar varios conceptos para entenderlo mejor.

¿Qué diferencias existen entre el valor venal, el valor de mercado o el valor venal mejorado? ¡Vamos a verlo!

Que es el valor venal de un coche

¿Qué es el valor venal?

Resulta evidente pensar que el valor venal no tiene nada que ver con el valor nuevo, ya que si no utilizaríamos dos conceptos.

La principal característica del valor venal en los coches es que para calcularlo se tiene en cuenta la antigüedad del vehículo, tomando como punto de partida la fecha de la primera matriculación.

Dependiendo de la póliza de seguros que hayas contratado, se especificará el tipo de valor que se indemnizará en función del tiempo transcurrido.

Por ejemplo, hay seguros que a lo largo del primer año del vehículo (siempre teniendo en cuenta que el vehículo sea nuevo) indemnizan el valor de nuevo en caso de siniestro; esto significa que la aseguradora te pagará la totalidad de lo que te costó el coche. La aseguradora podrá realizar el pago en efectivo o reponer el coche, siempre y cuando sea la misma marca y modelo o uno de igual valor acordado previamente.

¿Qué es el valor de mercado?

En otro extremo nos encontramos con el valor de mercado, que es el valor que tendría un vehículo instantes antes de tener un accidente si nos lo compraran.

Imagina que tienes un siniestro en el que el coche queda inutilizable. ¿Qué valor tenía tu coche justo antes del accidente? Ese es el valor de mercado o de reposición.

Para calcular este valor, únicamente se utiliza como referencia la antigüedad del coche. El estado en el que se encontrara o la cantidad de kilómetros son irrelevantes.

Ahora es cuando, si comparamos este concepto con el de valor venal, nos damos cuenta de que en este último caso sí que tendríamos en cuenta el estado de conservación o los kilómetros, puesto que ahora ya no hablamos de que nos compren el vehículo, sino de venderlo.

¿Qué es el valor venal mejorado?

Hay algunos casos en los que las aseguradoras o los agentes comerciales de empresas de compra-venta de vehículos pueden intentar cautivarnos gracias al valor venal mejorado, que no es más que una mejora porcentual que, asombrosamente, no tiene como referencia el valor venal.

El importe que se tiene como referencia es el que ofrecen profesionales en la compraventa de vehículos, como Eurotax, Carfax o Ganvam, entre otros.

Este importe suele oscilar entre el valor venal y el valor de mercado, y el porcentaje de mejora debe venir especificado en la póliza en el caso de que sea una aseguradora o en el contrato de compra-venta en el caso de que vayamos a vender nuestro vehículo.

¿Cómo calcular el valor venal de un coche?

Para calcular el valor venal de un coche, además de los aspectos que ya hemos hablado, se tienen en cuenta los varemos que el Ministerio de Hacienda estipula a través de unas tablas que son actualizadas periódicamente.

La tabla en cuestión la puedes consultar en el BOE pinchando aquí, y en ella aparecen todas las marcas y modelos (diferenciando entre unos acabados y otros) con sus respectivos valores.

Como ya hemos comentado, para calcular la antigüedad se tiene en cuenta la fecha de primera matriculación, por lo que cuanto mayor sea la antigüedad menor valor tendrá el coche.

Dicho esto, estos son los porcentajes según la antigüedad del coche y que se deben calcular respecto al valor publicado por Hacienda:

  • Hasta 1 año: 100%
  • Más de 1 año, hasta 2: 84%
  • Más de 2 años, hasta 3: 67%
  • Más de 3 años, hasta 4: 56%
  • Más de 4 años, hasta 5: 47%
  • Más de 5 años, hasta 6: 39%
  • Más de 6 años, hasta 7: 34%
  • Más de 7 años, hasta 8: 28%
  • Más de 8 años, hasta 9: 24%
  • Más de 9 años, hasta 10: 19%
  • Más de 10 años, hasta 11: 17%
  • Más de 11 años, hasta 12: 13%
  • Más de 12 años: 10%

Estos porcentajes y cifras son para uso particular, ya que en el caso de vehículos usados como taxis, vehículos con licencia VTC o coches de autoescuela las condiciones son diferentes.

Aunque estudié informática, el mundo del motor siempre me ha atraído especialmente. En este blog aporto mi granito de arena para ayudarte a elegir productos que yo he probado primero 🙂

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta